Si vienes a Arco Tapas y no pruebas nuestro plato de “carrillá” estarás cometiendo un pecado mortal. No hay persona que se precie que se haya ido de nuestro local sin pedir su tapita y mojar “barquitos” en su espectacular salsa. Un plato lleno de sabor y con una receta exclusiva que ha pasado de abuelos a nietos en secreto, prácticamente como la fórmula de Coca Cola. Sin duda, nuestro sello de identidad y por el que nos conocen.